Desafíos de la tecnología en el aula

Ya se ha comprobado que la utilización de tecnología en aulas generó cambios innovadores tales como: secuencias de aprendizajes no lineales y descentralizadas, mayor motivación y una mejor organización del tiempo y el espacio.

Pero hasta aquí siempre hablamos del impacto en los participantes, que por supuesto son la razón de ser en el aula. Lo que no deberemos olvidar es del impacto que esto genera en los docentes y capacitadores que tuvieron desafíos a la hora de implementar este cambio de paradigma en la educación y formación.

Para que la digitalización del aprendizaje sea un éxito, el formador debió especializarse y conocer el uso de estas nuevas tecnologías en la educación. Es decir, desaprender para aprender.

Y es que -por lo menos al día de hoy- quienes formamos adultos implementábamos una forma de dinámica en aula que, en algún aspecto, modificamos para incorporar y entender los nuevos mundos que cobraron gran lugar estos últimos años.

Hasta aquí, hemos hablado del desafío técnico en sí, de la utilización de más y nuevas herramientas que parecían no tener relación con la educación aunque sí con la comunicación: dispositivos, redes sociales, blogs, foros, juegos online, entre otros.

En la próxima, nota hablaremos acerca de los desafíos emocionales y referentes a la habilidad de cada formador.

¿Productividad VS. Redes sociales?

La tecnología y junto a ella las redes sociales llegaron para quedarse y evolucionar cada día que pasa.

Nos acercan, unen fronteras, facilitan, divierten, pero como con casi todas las cosas, hacer un correcto uso nos asegurará que no perdamos la productividad personal en manos de pasar demasiado tiempo navegando en ellas.

Por suerte hoy existen aplicaciones de móviles y tablets para casi todo lo que necesitamos, y una de esas cosas es la creación de aplicaciones que controlan cuánto tiempo al día pasamos en cada red social que tengamos bajada en nuestro dispositivo.

De esta forma, pasa de ser una percepción a la realidad del tiempo que empleamos o en algunos casos gastamos en Facebook, Instagram, Whatsapp, etc.

Encontramos un artículo que reúne algunas y sus principales características:

https://wwwhatsnew.com/2015/09/09/5-sencillas-apps-de-control-del-tiempo-que-te-haran-mas-productivo/

Así, de la mano de

Toggl

aTimeLogger

ClearFocus: Pomodoro Timer

Forest

Swipes

Podremos gestionar mejor nuestro tiempo para planificar nuestros días productivamente, sin dejar de lado el gran aporte de la tecnología al servicio.

Redes internas para una comunicación efectiva

Como ya sabemos, la comunicación interna es la que está  dirigida al  cliente interno: los  equipos de trabajo.

Esta herramienta estratégica se utiliza para transmitir los objetivos de la empresa, motivar a la gente y lograr mayor identificación.

 

Entonces, ¿por qué no aprovechar las redes sociales y elaborar una estrategia orientada a lo que se necesita transmitir?  Imaginense un espacio en el que los empleados pueden interactuar y profundizar su interrelación con otros miembros de la Organización; un espacio que valida, motiva y reúne a los colaboradores.

 

Muchas empresas trabajan con intranets desde hace algún tiempo. Este servicio es un gran canal en el que se puede sostener este tipo de red social interna.

Generalmente, la intranet se utilizan para informar sobre diversas cuestiones organizacionales, si sumamos un espacio social-profesional tendríamos centralizado los dos grandes pilares de las organizaciones: la tarea y los vínculos.

 

En notas anteriores hemos hablado de la importancia de la inteligencia colectiva, conectivismo y redes sociales. Si pudieras unir estos tres elementos a favor del desarrollo de cada empleado, a favor de la motivación y aprendizaje, ¿qué deberías hacer primero en tu empresa?

 

 

LinaDeGiglio

Lina De Giglio

Capacitar Desarrollo Empresario

 

En red… ¿pero sin redes?

Hablamos de nuevas teorías enriquecidas por trabajo en red y  la tecnología y cómo nutrirnos de estos avances, pero ¿cuál es el límite? ¿cómo funcionan en este sentido -por ejemplo- las redes que son sociales y no profesionales?

 

Si tenemos en cuenta que en Latinoamérica el promedio de horas diarias que un usuario pasa en las redes sociales oscila entre seis a siete, decanta que una gran cantidad de trabajadores utilizan redes sociales en su horario laboral.

 

¿Pero sabías que de acuerdo a una encuesta realizada entre aproximadamente  35.000 empleados de 400 empresas de todo el mundo, las redes sociales en el trabajo aumentan la productividad de los trabajadores?

 

Por supuesto, también existe la corriente de pensamiento acerca de la dispersión que podría provocar esto. Sin embargo, las relaciones sociales en el trabajo han existido desde que existe el trabajo mismo.

 

La interacción con nuestros pares es una parte necesaria para relacionarnos, conocernos, generar lazos y como consecuencia, también potenciar nuestros conocimientos y aptitudes.

 

A partir del 2007, con la llegada de Facebook, la dinámica de interacción fue mutando a un lugar en el que podemos conectarnos con gente de todas partes del mundo. Esto fue trasladado al ámbito laboral, lugar donde pasamos el 60% de nuestras horas diarias de actividad (o más).

 

Es decir, que la actividad de relacionarnos y comunicarnos hoy pasa en gran parte por las redes sociales.

Su contracara es el riesgo al que se exponen algunas marcas cuyos empleados (usuarios en el mundo virtual) aparecen escribiendo lo muy felices o infelices son en sus puestos de trabajo.

 

Quizá no exista aún una respuesta definitiva sobre el rendimiento de los empleados con o sin redes sociales en el puesto de trabajo.

Pero si queremos hacer un paralelismo con el mundo en el que vivíamos sin redes, podríamos decir que sería equivalente a que este empleado se tome unos minutos para bajar a la calle y encontrarse con un allegado y tener una conversación de algunos minutos. Esto seguramente relaje al trabajador.

 

Vos, ¿qué opinión tenés al respecto?

 

LinaDeGiglio

Lina De Giglio

Capacitar Desarrollo Empresario