En red… ¿pero sin redes?

Hablamos de nuevas teorías enriquecidas por trabajo en red y  la tecnología y cómo nutrirnos de estos avances, pero ¿cuál es el límite? ¿cómo funcionan en este sentido -por ejemplo- las redes que son sociales y no profesionales?

 

Si tenemos en cuenta que en Latinoamérica el promedio de horas diarias que un usuario pasa en las redes sociales oscila entre seis a siete, decanta que una gran cantidad de trabajadores utilizan redes sociales en su horario laboral.

 

¿Pero sabías que de acuerdo a una encuesta realizada entre aproximadamente  35.000 empleados de 400 empresas de todo el mundo, las redes sociales en el trabajo aumentan la productividad de los trabajadores?

 

Por supuesto, también existe la corriente de pensamiento acerca de la dispersión que podría provocar esto. Sin embargo, las relaciones sociales en el trabajo han existido desde que existe el trabajo mismo.

 

La interacción con nuestros pares es una parte necesaria para relacionarnos, conocernos, generar lazos y como consecuencia, también potenciar nuestros conocimientos y aptitudes.

 

A partir del 2007, con la llegada de Facebook, la dinámica de interacción fue mutando a un lugar en el que podemos conectarnos con gente de todas partes del mundo. Esto fue trasladado al ámbito laboral, lugar donde pasamos el 60% de nuestras horas diarias de actividad (o más).

 

Es decir, que la actividad de relacionarnos y comunicarnos hoy pasa en gran parte por las redes sociales.

Su contracara es el riesgo al que se exponen algunas marcas cuyos empleados (usuarios en el mundo virtual) aparecen escribiendo lo muy felices o infelices son en sus puestos de trabajo.

 

Quizá no exista aún una respuesta definitiva sobre el rendimiento de los empleados con o sin redes sociales en el puesto de trabajo.

Pero si queremos hacer un paralelismo con el mundo en el que vivíamos sin redes, podríamos decir que sería equivalente a que este empleado se tome unos minutos para bajar a la calle y encontrarse con un allegado y tener una conversación de algunos minutos. Esto seguramente relaje al trabajador.

 

Vos, ¿qué opinión tenés al respecto?

 

LinaDeGiglio

Lina De Giglio

Capacitar Desarrollo Empresario