La mujer que lo tiene todo

En el libro “La mujer que lo tiene todo”, Marcus Buckingham revela la clave poderosa para traer satisfacción, paz y control a la vida de una mujer.

En el mundo de hoy, ¿puede verdaderamente una mujer “tenerlo todo”? ¿Una carrera satisfactoria llena de pasión y rendimiento? ¿Una creencia de que ella verdaderamente está llegando a ser la mejor versión auténtica de sí misma? ¿Una vida feliz y sana fuera del trabajo?

Marcus Buckingham humildemente nos revela la poderosa clave para ayudar a las mujeres a sacar suficiente fuerza de la vida para sentirse realizadas, amadas, exitosas y con dominio propio. Es más, él ayuda a las mujeres a reconectarse con su propósito y ofrece un punto de partida para el cambio. Un mensaje basado en investigaciones que se aplican al trabajo y la vida, La mujer que lo tiene todo muestra a las mujeres una “teoría unificada” para cómo realmente poder tenerlo todo.

VER VIDEO / La mujer que lo tiene todo – Marcus Buckingham

Tu pirámide de la productividad

En nuestra última publicación reflexionamos sobre un extracto de la película “El mágico mundo de Magorium” El cubo de Congreve – Productividad Personal y te invitamos a completar tu cubo de Congreve, ahora queremos invitarte a completar tu propia pirámide de la productividad personal:

piramide-de-la-productividad

 

  1. Primero tenemos que identificar nuestra misión profesional, valores y creencias en torno a ella. Escribirla. Tener la misión antes que nada nos permite establecer prioridades en nuestra vida laboral. Es el norte que nos guiará y facilitará la toma de decisiones.
  2. Ahora, identificá las responsabilidades más importantes de tu puesto de trabajo y escribilas. Hasta aquí completaste la base de la pirámide.
  3. Marcá objetivos semanales alineados a tus valores (punto 1) y que se asocien a las responsabilidades identificadas. Ya completaste tu segundo escalón en la pirámide de la productividad personal.
  4. El siguiente nivel de la pirámide es la planificación semanal. En este estadio tenés la oportunidad de elegir los “grandes temas” y planificar esos primero antes de comenzar a programar la semana. Ya completaste tu tercer escalón de la pirámide.
  5. Finalmente, todo lo realizado te conducirá a una planificación diaria, donde es recomendable elaborar una lista de tareas REALISTAS, estableciendo prioridades y revisando los compromisos pautados para ese día.

 

Generalmente vivimos en la punta de la pirámide, urgidos por el emergente producto de realizar solo una planificación diaria. Cuando estamos parados en la punta de la pirámide y no atravesamos los otros peldaños, vivimos apagando incendios y la urgencia define lo que es importante. Se torna algo adictivo y difícilmente podemos salir solos.

 

El cubo de Congreve – Productividad Personal

Ayer publicamos en nuestras redes sociales un fragmento de la película “El mundo mágico de Magorium” con el afán de proponerles profundizar sobre sus propios “cubos”.

Esos cubos en blanco dispuestos a completarse. Pero sólo cada uno puede completar su propio cubo.

Los invitamos a ver nuevamente el video antes de continuar:

mr-magorium
Dale click a la imagen

 

Comencemos por asimilar esta paradoja:

Entre más quieres cambiar al mundo,

más tienes que cambiar tú mismo.

Hoy enfócate en una cosa pequeña que puedes

mejorar de ti mismo

o al menos comienza a trabajar en ello.

Kabbala

 

¡Lo primero que debemos hacer es: trazar el camino!

Comenzar con una clara comprensión del propio destino, sea hoy una imagen, paradigma o hasta marco de referencia.

Saber adónde se está yendo. Si no sabemos específicamente qué buscamos, por lo menos asociarlo a un estado o emocionalidad.

El norte nos ayuda a tomar decisiones estratégicas que nos hacen bien.

 

El cubo es tuyo, hoy lo recibiste, y podés hacer lo que quieras con él.

En red… ¿pero sin redes?

Hablamos de nuevas teorías enriquecidas por trabajo en red y  la tecnología y cómo nutrirnos de estos avances, pero ¿cuál es el límite? ¿cómo funcionan en este sentido -por ejemplo- las redes que son sociales y no profesionales?

 

Si tenemos en cuenta que en Latinoamérica el promedio de horas diarias que un usuario pasa en las redes sociales oscila entre seis a siete, decanta que una gran cantidad de trabajadores utilizan redes sociales en su horario laboral.

 

¿Pero sabías que de acuerdo a una encuesta realizada entre aproximadamente  35.000 empleados de 400 empresas de todo el mundo, las redes sociales en el trabajo aumentan la productividad de los trabajadores?

 

Por supuesto, también existe la corriente de pensamiento acerca de la dispersión que podría provocar esto. Sin embargo, las relaciones sociales en el trabajo han existido desde que existe el trabajo mismo.

 

La interacción con nuestros pares es una parte necesaria para relacionarnos, conocernos, generar lazos y como consecuencia, también potenciar nuestros conocimientos y aptitudes.

 

A partir del 2007, con la llegada de Facebook, la dinámica de interacción fue mutando a un lugar en el que podemos conectarnos con gente de todas partes del mundo. Esto fue trasladado al ámbito laboral, lugar donde pasamos el 60% de nuestras horas diarias de actividad (o más).

 

Es decir, que la actividad de relacionarnos y comunicarnos hoy pasa en gran parte por las redes sociales.

Su contracara es el riesgo al que se exponen algunas marcas cuyos empleados (usuarios en el mundo virtual) aparecen escribiendo lo muy felices o infelices son en sus puestos de trabajo.

 

Quizá no exista aún una respuesta definitiva sobre el rendimiento de los empleados con o sin redes sociales en el puesto de trabajo.

Pero si queremos hacer un paralelismo con el mundo en el que vivíamos sin redes, podríamos decir que sería equivalente a que este empleado se tome unos minutos para bajar a la calle y encontrarse con un allegado y tener una conversación de algunos minutos. Esto seguramente relaje al trabajador.

 

Vos, ¿qué opinión tenés al respecto?

 

LinaDeGiglio

Lina De Giglio

Capacitar Desarrollo Empresario