El ejemplo de la torta

Marcelo se despertó con ganas de preparar una torta de chocolate. Se levanta animado de la cama y se va al supermercado más cercano a comprar los ingredientes para el postre.

Compra huevos, leche, harina, chocolate. Pero ¡Oh, sorpresa! Cuando va a buscar la mantequilla de la marca que le gusta: no hay. Marcelo agarra una rabieta y deja todos los ingredientes en el supermercado y se va a su casa con las manos vacías. No hay torta y hay mucha frustración.

¿Cuántas veces vives este ejemplo en tu vida? ¿Cuántas veces dejas de hacer algo que quieres porque uno de los ingredientes no está como deseas? ¿Qué ganas con esta actitud?

¿Cómo sería la historia si fuera diferente?

El mismo Marcelo, con las mismas ganas de preparar la torta, descubre que no hay de la mantequilla que él quiere comprar. Se dirige a otro establecimiento y tampoco hay. Va a un tercero y se terminó. En el cuarto mercado, se anima a probar algo diferente y compra otra marca.
Va a su casa y hace la torta de chocolate. Si bien, el postre no le quedó exactamente como la él le gusta, se dio cuenta que no le quedó ni mejor ni peor que otras veces: simplemente le quedó diferente. Era otra torta.

No siempre los hechos van a suceder como lo deseamos. Las personas no son como nosotros queremos. Y cualquier cosa puede pasar.

Es nuestra decisión hacer “la torta” o no. Es nuestra decisión buscar otros ingredientes, marcas, posibilidades o quedarnos con lo que hay. Podemos negociar o no. Podemos estar o marcharnos. Es nuestra vida y nuestra torta.

Parábola de aprendizaje | Cómo la vida cambia a las personas

Un día una joven se acercó a su padre y le dijo:

– Papá, estoy totalmente cansada de todo, me siento sin fuerzas, siento que todo me sale mal y que ya no puedo seguir adelante con nada de lo que hago…¿qué puedo hacer?

Esta fue la respuesta del padre:

– Hija mía, déjame mostrarte algo:

El padre consiguió tres ollas, las llenó de agua y las puso en el fuego; en una de las ollas añadió un huevo, en otra una zanahoria y en la última un poco de café.

Posterior a esto y luego de algunos minutos, el padre preguntó a su hija:

– ¿Qué ha pasado con cada uno de los ingredientes en cada olla?

– Es muy claro papá; la zanahoria se cocinó al igual que el huevo, mientras que el café se disolvió.

– Así es – respondió el padre – pero si analizamos la situación de manera más detallada, podremos observar de manera clara, como la zanahoria dura y fuerte, se convirtió en pequeña y débil en el agua hirviendo y como el huevo, tan frágil por dentro, se volvió totalmente duro en su interior tras haber estado en el agua hirviendo. Lo mismo ocurre con las personas; en ocasiones, algunas de ellas parecen ser tan fuertes que ni la mayor de las dificultades podrá alterar su estado, mientras que cuando realmente llega un verdadero momento de crisis, vemos brotar la mayor de las debilidades desde su interior. Existen también otras personas que parecen ser tan débiles, que jamás imaginaríamos que ante un hecho difícil serían capaces de sacar todas sus fuerzas desde su interior, para hacerle frente a determinada circunstancia, y sin embargo, lo hacen. Es así hija mía, como en ocasiones las circunstancias de la vida nos obligan a sacar lo más profundo de nuestro ser; ante estas circunstancias, ciertas personas se vuelven duras y rígidas, mientras que otras, totalmente tambaleantes y desconcertadas.

– Entiendo la idea papá, pero…¿qué sucede con el café?

– Hija mía, lo que pasó con el café es lo más importante; ante un ambiente hostil y cruel como lo es el agua hirviendo, el café se las ingenió para dominar la situación por completo, y volver dicho ambiente en una deliciosa bebida al gusto y al aroma. Así es, hija, como algunas personas, no permiten que lo que pase a su alrededor afecte su manera de ser, sino que ellas mismas con su manera de ser, siendo positivas y perseverantes, son capaces de cambiar cualquier circunstancia a su alrededor, a su favor.

– Ahora hija…¿cómo vas a actuar tu?

Esta parábola de aprendizaje nos muestra de manera muy clara como una situación difícil es capaz de cambiar drásticamente la forma de ser de una persona.

La decisión es tuya: ¿cómo vas a actuar frente a una situación difícil…como la zanahoria que se volvió débil; el huevo que se hizo fuerte, o el café que con su optimismo logró dominar la situación a su favor?