Implementación de tecnología en aula

No hay un libro que nos diga cómo y cuándo implementar tecnología en aula. Hasta ahora, estamos recorriendo terrenos bastante nuevos para la formación.

La implementación de tecnología en aula debería abordarse  en las reuniones previas entre Capacitación y la empresa proveedora del servicio. ¿Por qué? Justamente, porque cada empresa tiene sus tiempos, perfiles de participantes y distinto vínculo con la tecnología, dependiendo la rama a la que se dedique.

La incorporación de tecnología en aula puede darse de manera paulatina o –en opuesto- tomar la decisión de sorprender con un cambio rotundo y nuevo.

Se ha visto que las barreras de estas nuevas herramientas no tiene tanto que ver el factor etario, ya que actualmente un empleado Generación X maneja tan bien el celular como un Millenial.

La diferencia radica en la utilización de los dispositivos o pertenencia a redes sociales. Mientras que la red social Facebook está siendo cada vez más utilizada por las X, nuevas redes son conocidas por los más jóvenes de la organización, como por ejemplo Instangram o  Snaptchat.

Y es por eso que lo mejor que se puede hacer es la integración y el trabajo grupal a la hora de formar a través de herramientas digitales. De esta forma, se fusionarán no solo diferentes generaciones sino también diferentes formas de ver una herramienta.

A veces, las empresas cuentan con un aula que proporciona una experiencia más global respecto de las nuevas tecnologías, como por ejemplo pizarras digitales o bien la posibilidad de capacitar presencialmente y en otros países al mismo tiempo. Cuando esto ocurre, los participantes se muestran más afines a esta nueva modalidad de  formación.

Si no contamos con este tipo de aulas y queremos incorporar nuevas herramientas, se puede optar por algunas dinámicas o ejercicios que involucren algún tipo de dispositivo.

Deberíamos reflexionar sobre estas cuestiones, porque este es un cambio que no podremos evitar.

Charla TEDx – Educación digital y sus sombras

El 50% de los alumnos actualmente tiene una computadora cerca.

En esta charla TEDxAvCorrientes, Sebastián Szocs nos habla sobre la temática que venimos conversando en el blog desde la semanas pasadas.

La educación digital que se avecina, el impacto en el futuro y el impacto en el presente, en la emoción de las personas a cargo de este tipo de educación, personas formadas hasta el día de hoy encontrándose con un cambio de paradigma, un punto de inflexión frente a la flexibilidad.

Los docentes y formadores pueden angustiarse frente a este cambio, frente a la incertidumbre de lo desconocido, y si van a poder lograrlo.

Aquí el video:

 

Emoción de cara al cambio e innovación digital

En nuestra nota anterior, hablamos de algunos desafíos técnicos en aula a la hora de incorporar nuevas tecnologías.

Hoy hablaremos de cómo esto impacta en la emocionalidad y habilidad del formador y del departamento de capacitación, que comprende que debe incorporar tecnología dado que esta herramienta es muy apropiado para la nueva generación laboral.

Y es que hacía unos años la manera de formar no tenía grandes diferenciales considerando desde la disposición del aula presencial hasta el flujo de implementación. La innovación se daba más en el tipo dinámicas utilizadas,  como por ejemplo incorporar el arte, realizar actividades análogas o encontrar nuevos entornos para brindarla.

Pero la tecnología nos trae cambios rotundos. Lo primero que surge pensar es cómo nos sentimos frente al cambio. La habilidad que nos delata es el nivel de flexibilidad que tengamos. Sin embargo, -como toda habilidad- la buena noticia es que se puede desarrollar.

En el mientras tanto, es habitual que pasemos por varios estados emocionales, desde la excitación frente a lo nuevo, la percepción continua de desafío hasta caer en estados de ansiedad. Lo recomendable es avanzar de manera paulatina, formando a la gente que se verá involucrada y englobando  más de un área. Por ejemplo, si Capacitación piensa digitalizar sus aulas, el área de Comunicación podría incorporar una campaña de comunicación interna en la que sus empleados tengan que utilizar sus dispositivos para participar y el departamento de Sistemas, será un asociado indiscutible.