La pareja y el carruaje | Reflexión

Se me ocurre que una relación es como una carreta. Un carruaje que parte de un lugar e intenta llegar a otro. Un carruaje que tiene un cochero que la dirige y quizá unos pasajeros que disfrutan o no, del paseo.

Preguntas:

Si tu relación es un carruaje, ¿Sabes de dónde partió? ¿Sabes hacia dónde va? ¿Tiene un punto de llegada o una meta? ¿En qué parte del camino vas?

Si tu relación es un carruaje, ¿Qué rol juegas tú? ¿Eres el cochero o un pasajero? ¿Siempre juegas el mismo rol o lo alternas con tu pareja? ¿Te gusta el puesto que has ocupado en este viaje? ¿Lo cambiarías o lo dejarías igual? ¿Qué cambiarías?
Para reflexionar:

A veces estamos en una pareja y no sabemos para qué estamos en esa relación. Qué aspectos, además de la pasión, el amor y la compañía, nos llevan a estar con esta persona y a entregarnos a ella.
Es como si fuéramos en el carruaje sin saber qué hacemos allí ni para dónde vamos.

A veces podemos estar en una unión sin saber cuál es nuestra meta e incluso, cuál es el objetivo en conjunto (si es que lo hay). En la relación nos colocamos objetivos, tenemos un camino establecido (más allá de que esa ruta pueda variar en el tiempo)
Es como si fuéramos en el carruaje sin un mapa a bordo.

A veces estamos en una pareja en la que llevamos el peso de toda la unión. Tomamos decisiones, las ejecutamos, complacemos, hacemos, damos y poco pedimos. Cuánto tiempo puede sostenerse esta situación.
Es como si en el ejemplo de carruaje, jugáramos el rol del chofer de la carreta.

A veces estamos en una relación en la que solo somos espectadores. Nuestro consorte resuelve, dice, planea, hace, toma decisiones, sube, habla, nos da, nos da, nos da, nos da. Y poco recibe. Cuánto tiempo puede sostenerse esta situación.
Es como si en el carruaje, nos comportáramos como un pasajero más.

No hay un viaje perfecto. No hay un rol perfecto. Cada persona podrá escoger su carreta y el puesto que quiera ocupar en ella. Tomar conciencia de dónde estoy ahora me podrá ayudar a mirar a dónde quiero llegar y cómo quiero hacerlo.

Estar en pareja es un viaje. ¡Disfrútalo!

Los líderes humildes emergentes

Puede resultar estremecedor  pero hay oferta en el mercado sobre Talleres de Humildad para líderes.

 

http://www.iprofesional.com/notas/245320-La-CEO-de-Pepsi-le-escribe-cartas-a-los-padres-de-sus-empleados

 

El artículo de iprofesional muestra  un claro ejemplo de cómo se puede ser humilde desde el liderazgo.

La propuesta es que cada uno de nosotros, en nuestro rol de líderes (de cualquier área de nuestra vida) pensemos cómo vivimos este valor y cómo podemos transmitirlo a los otros para que el contagio haga el resto.

 

Educar desde la humildad nos da distinciones que pueden marcar una gran diferencia en las vidas de otras personas.

Video | Los nuevos retos de la educación

 

Educar a las nuevas generaciones es una obligación de todos y en ésta tarea los niños han de ser los protagonistas de su propio aprendizaje. Todas las materias son importantes pero es necesario incorporar en el currículo escolar el hecho de educar en valores como el respeto, la tolerancia y enfatizar en la inteligencia emocional. Y es que tal y como nos recordó César, el factor humano (aspecto esencial para desarrollo como personas) es mucho más relevante que los varemos estandarizados de evaluación mediante calificaciones numéricas. No olvidemos que los niños son seres curiosos por naturaleza, debemos adquirir el hábito de escucharlos y dejarlos que se expresen difuminando la jerarquía niño- adulto/maestro y empezar a hablarles de tú a tú. Sólo de este modo aprendemos conjuntamente los unos de los otros. Ya nos lo advirtió César:

“Una persona deja de aprender no porque se haga mayor, sino porque deja de tener curiosidad” Stay Curious! Único finalista español entre los 50 mejores maestros del mundo para el Premio Nobel de la Educación. César ha escrito obras de teatro para enseñar a leer a niños de 10 años; se convirtió en alumno de cajón de un niño gitano para vencer al absentismo; hizo un película muda para unir a dos niños y sus familias que no se hablaban; un documental para que los niños respetaran y valoraran a los ancianos y creó una protectora virtual de animales dirigida por niños que ahora tiene miles de seguidores en todo el mundo. Ha recibido premios nacionales e internacionales por fomentar la creatividad, la innovación y la sostenibilidad en la educación y cree en una enseñanza más allá de los libros y las guías docentes. Una educación que empodere, que inspire y que a través de las emociones y las experiencias, saque lo mejor de los niños del futuro.

Implementación de tecnología en aula

No hay un libro que nos diga cómo y cuándo implementar tecnología en aula. Hasta ahora, estamos recorriendo terrenos bastante nuevos para la formación.

La implementación de tecnología en aula debería abordarse  en las reuniones previas entre Capacitación y la empresa proveedora del servicio. ¿Por qué? Justamente, porque cada empresa tiene sus tiempos, perfiles de participantes y distinto vínculo con la tecnología, dependiendo la rama a la que se dedique.

La incorporación de tecnología en aula puede darse de manera paulatina o –en opuesto- tomar la decisión de sorprender con un cambio rotundo y nuevo.

Se ha visto que las barreras de estas nuevas herramientas no tiene tanto que ver el factor etario, ya que actualmente un empleado Generación X maneja tan bien el celular como un Millenial.

La diferencia radica en la utilización de los dispositivos o pertenencia a redes sociales. Mientras que la red social Facebook está siendo cada vez más utilizada por las X, nuevas redes son conocidas por los más jóvenes de la organización, como por ejemplo Instangram o  Snaptchat.

Y es por eso que lo mejor que se puede hacer es la integración y el trabajo grupal a la hora de formar a través de herramientas digitales. De esta forma, se fusionarán no solo diferentes generaciones sino también diferentes formas de ver una herramienta.

A veces, las empresas cuentan con un aula que proporciona una experiencia más global respecto de las nuevas tecnologías, como por ejemplo pizarras digitales o bien la posibilidad de capacitar presencialmente y en otros países al mismo tiempo. Cuando esto ocurre, los participantes se muestran más afines a esta nueva modalidad de  formación.

Si no contamos con este tipo de aulas y queremos incorporar nuevas herramientas, se puede optar por algunas dinámicas o ejercicios que involucren algún tipo de dispositivo.

Deberíamos reflexionar sobre estas cuestiones, porque este es un cambio que no podremos evitar.

Charla TEDx – Educación digital y sus sombras

El 50% de los alumnos actualmente tiene una computadora cerca.

En esta charla TEDxAvCorrientes, Sebastián Szocs nos habla sobre la temática que venimos conversando en el blog desde la semanas pasadas.

La educación digital que se avecina, el impacto en el futuro y el impacto en el presente, en la emoción de las personas a cargo de este tipo de educación, personas formadas hasta el día de hoy encontrándose con un cambio de paradigma, un punto de inflexión frente a la flexibilidad.

Los docentes y formadores pueden angustiarse frente a este cambio, frente a la incertidumbre de lo desconocido, y si van a poder lograrlo.

Aquí el video:

 

Emoción de cara al cambio e innovación digital

En nuestra nota anterior, hablamos de algunos desafíos técnicos en aula a la hora de incorporar nuevas tecnologías.

Hoy hablaremos de cómo esto impacta en la emocionalidad y habilidad del formador y del departamento de capacitación, que comprende que debe incorporar tecnología dado que esta herramienta es muy apropiado para la nueva generación laboral.

Y es que hacía unos años la manera de formar no tenía grandes diferenciales considerando desde la disposición del aula presencial hasta el flujo de implementación. La innovación se daba más en el tipo dinámicas utilizadas,  como por ejemplo incorporar el arte, realizar actividades análogas o encontrar nuevos entornos para brindarla.

Pero la tecnología nos trae cambios rotundos. Lo primero que surge pensar es cómo nos sentimos frente al cambio. La habilidad que nos delata es el nivel de flexibilidad que tengamos. Sin embargo, -como toda habilidad- la buena noticia es que se puede desarrollar.

En el mientras tanto, es habitual que pasemos por varios estados emocionales, desde la excitación frente a lo nuevo, la percepción continua de desafío hasta caer en estados de ansiedad. Lo recomendable es avanzar de manera paulatina, formando a la gente que se verá involucrada y englobando  más de un área. Por ejemplo, si Capacitación piensa digitalizar sus aulas, el área de Comunicación podría incorporar una campaña de comunicación interna en la que sus empleados tengan que utilizar sus dispositivos para participar y el departamento de Sistemas, será un asociado indiscutible.