La pareja y el carruaje | Reflexión

Se me ocurre que una relación es como una carreta. Un carruaje que parte de un lugar e intenta llegar a otro. Un carruaje que tiene un cochero que la dirige y quizá unos pasajeros que disfrutan o no, del paseo.

Preguntas:

Si tu relación es un carruaje, ¿Sabes de dónde partió? ¿Sabes hacia dónde va? ¿Tiene un punto de llegada o una meta? ¿En qué parte del camino vas?

Si tu relación es un carruaje, ¿Qué rol juegas tú? ¿Eres el cochero o un pasajero? ¿Siempre juegas el mismo rol o lo alternas con tu pareja? ¿Te gusta el puesto que has ocupado en este viaje? ¿Lo cambiarías o lo dejarías igual? ¿Qué cambiarías?
Para reflexionar:

A veces estamos en una pareja y no sabemos para qué estamos en esa relación. Qué aspectos, además de la pasión, el amor y la compañía, nos llevan a estar con esta persona y a entregarnos a ella.
Es como si fuéramos en el carruaje sin saber qué hacemos allí ni para dónde vamos.

A veces podemos estar en una unión sin saber cuál es nuestra meta e incluso, cuál es el objetivo en conjunto (si es que lo hay). En la relación nos colocamos objetivos, tenemos un camino establecido (más allá de que esa ruta pueda variar en el tiempo)
Es como si fuéramos en el carruaje sin un mapa a bordo.

A veces estamos en una pareja en la que llevamos el peso de toda la unión. Tomamos decisiones, las ejecutamos, complacemos, hacemos, damos y poco pedimos. Cuánto tiempo puede sostenerse esta situación.
Es como si en el ejemplo de carruaje, jugáramos el rol del chofer de la carreta.

A veces estamos en una relación en la que solo somos espectadores. Nuestro consorte resuelve, dice, planea, hace, toma decisiones, sube, habla, nos da, nos da, nos da, nos da. Y poco recibe. Cuánto tiempo puede sostenerse esta situación.
Es como si en el carruaje, nos comportáramos como un pasajero más.

No hay un viaje perfecto. No hay un rol perfecto. Cada persona podrá escoger su carreta y el puesto que quiera ocupar en ella. Tomar conciencia de dónde estoy ahora me podrá ayudar a mirar a dónde quiero llegar y cómo quiero hacerlo.

Estar en pareja es un viaje. ¡Disfrútalo!

Implementación de tecnología en aula

No hay un libro que nos diga cómo y cuándo implementar tecnología en aula. Hasta ahora, estamos recorriendo terrenos bastante nuevos para la formación.

La implementación de tecnología en aula debería abordarse  en las reuniones previas entre Capacitación y la empresa proveedora del servicio. ¿Por qué? Justamente, porque cada empresa tiene sus tiempos, perfiles de participantes y distinto vínculo con la tecnología, dependiendo la rama a la que se dedique.

La incorporación de tecnología en aula puede darse de manera paulatina o –en opuesto- tomar la decisión de sorprender con un cambio rotundo y nuevo.

Se ha visto que las barreras de estas nuevas herramientas no tiene tanto que ver el factor etario, ya que actualmente un empleado Generación X maneja tan bien el celular como un Millenial.

La diferencia radica en la utilización de los dispositivos o pertenencia a redes sociales. Mientras que la red social Facebook está siendo cada vez más utilizada por las X, nuevas redes son conocidas por los más jóvenes de la organización, como por ejemplo Instangram o  Snaptchat.

Y es por eso que lo mejor que se puede hacer es la integración y el trabajo grupal a la hora de formar a través de herramientas digitales. De esta forma, se fusionarán no solo diferentes generaciones sino también diferentes formas de ver una herramienta.

A veces, las empresas cuentan con un aula que proporciona una experiencia más global respecto de las nuevas tecnologías, como por ejemplo pizarras digitales o bien la posibilidad de capacitar presencialmente y en otros países al mismo tiempo. Cuando esto ocurre, los participantes se muestran más afines a esta nueva modalidad de  formación.

Si no contamos con este tipo de aulas y queremos incorporar nuevas herramientas, se puede optar por algunas dinámicas o ejercicios que involucren algún tipo de dispositivo.

Deberíamos reflexionar sobre estas cuestiones, porque este es un cambio que no podremos evitar.

Charla TEDx – Educación digital y sus sombras

El 50% de los alumnos actualmente tiene una computadora cerca.

En esta charla TEDxAvCorrientes, Sebastián Szocs nos habla sobre la temática que venimos conversando en el blog desde la semanas pasadas.

La educación digital que se avecina, el impacto en el futuro y el impacto en el presente, en la emoción de las personas a cargo de este tipo de educación, personas formadas hasta el día de hoy encontrándose con un cambio de paradigma, un punto de inflexión frente a la flexibilidad.

Los docentes y formadores pueden angustiarse frente a este cambio, frente a la incertidumbre de lo desconocido, y si van a poder lograrlo.

Aquí el video:

 

Emoción de cara al cambio e innovación digital

En nuestra nota anterior, hablamos de algunos desafíos técnicos en aula a la hora de incorporar nuevas tecnologías.

Hoy hablaremos de cómo esto impacta en la emocionalidad y habilidad del formador y del departamento de capacitación, que comprende que debe incorporar tecnología dado que esta herramienta es muy apropiado para la nueva generación laboral.

Y es que hacía unos años la manera de formar no tenía grandes diferenciales considerando desde la disposición del aula presencial hasta el flujo de implementación. La innovación se daba más en el tipo dinámicas utilizadas,  como por ejemplo incorporar el arte, realizar actividades análogas o encontrar nuevos entornos para brindarla.

Pero la tecnología nos trae cambios rotundos. Lo primero que surge pensar es cómo nos sentimos frente al cambio. La habilidad que nos delata es el nivel de flexibilidad que tengamos. Sin embargo, -como toda habilidad- la buena noticia es que se puede desarrollar.

En el mientras tanto, es habitual que pasemos por varios estados emocionales, desde la excitación frente a lo nuevo, la percepción continua de desafío hasta caer en estados de ansiedad. Lo recomendable es avanzar de manera paulatina, formando a la gente que se verá involucrada y englobando  más de un área. Por ejemplo, si Capacitación piensa digitalizar sus aulas, el área de Comunicación podría incorporar una campaña de comunicación interna en la que sus empleados tengan que utilizar sus dispositivos para participar y el departamento de Sistemas, será un asociado indiscutible.

Conectivismo = Tecnología

En el video de esta semana podremos ver cómo influyó la historia de la comunicación en lo que hoy llamamos “la digitalización de las aulas”.

 

 

En las próximas notas abordaremos temáticas respecto a los desafíos más usuales a la hora de comenzar a implementar este nuevo tipo de capacitación que ya es moneda corriente a nivel social pero todavía no a nivel educativo.

Nuevas tecnologías en aula

“Lo confirman estadísticas de alcance nacional: a los 5 años, el 70% de los chicos del país ya es usuario de los teléfonos celulares de sus mayores. Mayormente los emplean para jugar a los videojuegos (lo hace el 56%) y, en menor medida, para escuchar música (32%) y ver videos o programas de televisión (10%).” Fuente diario Clarín. Leer nota completa

Y es una realidad que cada vez resulta más desafiante entretener a los jóvenes en lo que respecta a educación.

Desde la consultora hemos conversado sobre este tema desde hace algún tiempo, y comenzamos a involucrar tecnología en aula en cursos de capacitación, lo cual ya trascendió generaciones y no sólo hace sentido en las nuevas sino también en todos aquellos que estén involucrados en el mundo digital de hoy, sea a través de dipositivos, redes sociales y hasta algún tipo de inteligencia en el hogar.

Las personas se muestran flexibles y cómodas frente a estas nuevas herramientas ya que es lo habitual en sus rutinas hoy por hoy, y la capacitación se dinamizó haciendo que todos hablemos un mismo idioma.

Utilizamos redes sociales, programas diseñados para utilizar en sus computadoras y hasta las herramientas que poseen sus dispositivos para realizar gran parte de lo lúdico en nuestros cursos.

Hace poco se rescataron las siguientes declaraciones en una entrevista a empleados de diferentes compañías:

“Para mi, el móvil, como si fuera mi vida. Lo utilizo para un montón de cosas”.

La tecnología debe demostrar que aprender es divertido y no un castigo divino como pudo pensar alguna generación anterior”. Director de Samsung España.

La tecnología es un hallazgo en la línea de lo más valorado de la humanidad. Ha demostrado su utilidad y desarrollo constante al servicio de la Educación“.

 

¿Ya implementaste este tipo de capacitación para tus empleados?

No dudes en conocernos si decidís iniciar este camino.

http://www.capacitar-de.com.ar

La capacitación 3.0

 

 

L. Hart fue uno de los filósofos del derecho más importantes del siglo XX. Abrió un nuevo camino en el desarrollo y la capacitación del ser humano a través de su frase: “Enseñar sin saber cómo funciona el cerebro, es como querer diseñar un guante sin nunca haber visto una mano”.

 

En cada espacio de capacitación nos preguntamos qué conseguiremos retener, qué aprendimos, qué pusimos en práctica. Pero el cerebro funciona de una determinada manera y de esto también dependerá la ejecución de los diferentes aprendizajes.

 

La doctora Judy Willis, neuróloga dedicada al aprendizaje infantil hace ya quince años, habla de dos tipos de cerebros: el pensante o el reactivo.

El cerebro reactivo ocupa un 83% cotidianamente y lo llamamos así ya que reacciona por instinto y no por orden de pensamiento. El resto es parte del cerebro pensante.

El cerebro reactivo, también llamado instintivo o reptiliano según la neurociencia, es el guardián de la vida. Es emocional, categórico y filtra todo aquello que se opone a sus experiencias. Aquí es donde se procesan las acciones relacionadas al hacer: la rutina, los hábitos, el espacio vital, los ritmos.

Al ser un grupo de conductas instintivas programadas y poderosas, serán muy resistentes al cambio.

Estas reacciones casi inmediatas del cerebro reactivo incluyen la fuga, inhibición de acción y hasta podrían llegar a incitar una lucha defensiva en casos de supervivencia.

 

Entonces, teniendo en cuenta la magnitud de nuestro cerebro, ¿cómo se podrá maximizar el aprendizaje que en este caso, ocuparía el rol de ser un nuevo estímulo del exterior?  Comprendiéndolo. Y una vez realizado este primer paso, deberemos utilizar métodos para que la persona que queremos que mejore su desempeño perciba este aprendizaje como parte de sus necesidades básicas, que de hecho le permitirán la supervivencia en un entorno flexible y de constante dinamismo.

 

 

www.elblogdecapacitar.com