Tendencias 2018 en el desafiante universo de los recursos humanos

Alejandro Melamed para LA NACIÓN

En la era del protagonismo digital, cobra cada vez más importancia la humanidad en el trato hacia las personas en todas las etapas de su vida laboral

11 de febrero de 2018

El contexto global y local en el que estamos viviendo, tal como lo destaca la Universidad de Michigan, es de cambios STEPAD: sociológicos (estilo de vida, modelos de familia), tecnológicos (con la digitalización y la exponencialidad omnipresentes), económicos (con mercados hipercompetitivos y cambio de reglas permanentes), políticos (en el que el escenario evoluciona constantemente), ambientales (en el que la reputación y la sustentabilidad se transforman en tema de agenda cotidiana) y demográficos (tipos y demandas de colaboradores cambiantes, crecimiento de expectativa de vida, población urbana, etc.).

 

Estos cambios impactan directamente en las expectativas tanto de las personas como de las propias empresas y es allí donde el apropiado manejo del talento se transforma “EL tema”. Dentro de las principales tendencias para el 2018 encontramos:

 

  1. Búsqueda de propósito organizacional y personal: entender la razón de ser y conectar con la misma desde lo más profundo de cada uno de nosotros. Para qué trabajamos y en qué dedicaremos la mayoría de nuestro tiempo útil

 

  1. Desarrollo sustentable de los negocios y de los individuos. Mantenerse ya no es suficiente, sino que hay que explorar cada día en cómo poder crecer -con una fuerza laboral en la que se valore la inclusión- con mirada tanto en el corto como el mediano y largo plazo.

 

  1. El colaborador en el centro de la escena, generando experiencias significativas en cada uno de los momentos de la verdad del “viaje del empleado”, desde antes de ingresar hasta después del momento de irse y generando una propuesta de valor atractiva y que provoque emociones positivas

 

  1. Agilidad en el más amplio sentido de la palabra, aplicado tanto a las estructuras, posiciones, aprendizaje, actitudes. Es uno de los conceptos transversales que se aplica a cada uno de los procesos y que más impulsa la innovación

 

  1. Incorporación de diferentes tipos de tecnologías (inteligencia artificial, realidad virtual, realidad aumentada, big data) para automatizar, agilizar y potenciar los procesos de recursos humanos

 

  1. Retroalimentación permanente y mirando hacia el futuro. Del tradicional feedback en muy pocas ocasiones del año (muchas veces relacionado con lo negativo), al feedforward constante (potenciando el potencial -lo positivo-)

 

  1. Modalidades de trabajo flexible (siempre que la tarea lo permita) en todas sus formas (remoto, horario desplazado, vacaciones móviles, etc.), para facilitar la vida del colaborador

 

  1. Evolución de los sistemas de evaluación de desempeño a una metodología mucho más simple, dinámica y con capacidad de respuesta inmediata

 

  1. Inclusión del juego (gaming) a las propuestas de selección, desarrollo y capacitación-entre muchos otros- a fin de dinamizar y socializar mucho más

 

  1. Micro-aprendizaje, sesiones muy cortas a fin de generar nuevas y más simples maneras de compartir conocimientos con toda la organización, impulsando la educación en la propia actividad y en cada ocasión que sea posible

 

Sintetizando, podemos observar que, a mayor incremento de la tecnología y la digitalización, cada vez más importancia está tomando el factor humano.

 

La pasión, el compromiso y el afecto son capacidades que solo las personas tienen y en ese sentido, no hay robot que pueda sustituirlos. Aunque parezca una contradicción en estos tiempos, estamos ante la presencia de la era en el que lo HUMANO es -más que nunca- irreemplazable: empresas más humanas para un mundo más humano.

 

Consultor en temas de Innovación Disruptiva de RRHH, autor de “El futuro del trabajo y el trabajo del futuro”

Por: Alejandro Melamed

“Hipersocialización”, Más allá del Social Media

Artículo:

 enero 22, 2018 by Monje Loco – Leave a Comment

El Emprendedor asiente con su dedo pulgar al ofrecimiento de otra tabla de carne por parte de su potencial socio, un Inversor. Comparten una mesa cuadrada en una esquina del bar junto a la ventana. Sus rostros muestran una alegría contenida mientras conversan animadamente los pormenores del posible acuerdo. Ambos llevan una etiqueta en el pecho que dice su nombre y actividad, todos en el lugar llevan etiquetas. La escena se repite en las doce mesas restantes y el bullicio coordinado no permite identificar las conversaciones que sostienen los comensales, aunque las palabras y frases que más se gritan son: “plan de negocios”, “startup”, “proyección de ventas”, entre otras. Los mozos se pasean entre las mesas y entran y salen por una puerta al costado de la barra. Parada en la entrada con una lista en la mano, una mujer de unos cuarenta años controla y coordina el acceso de las personas al lugar, dos muchachas más jóvenes la acompañan para ayudarla. Es un encuentro de Networking entre Emprendedores e Inversores que conviven en una Red Social y es la primera vez que pueden mirarse a los ojos para expresar sus ideas e intereses. Esto es Hipersocialización.

La proliferación de éste tipo de encuentros y la diversidad de estilos (unos más exitosos que otros), ponen en evidencia el creciente interés por parte de los internautas a relacionarse más allá de las Redes Sociales y a obtener así una experiencia “real” que les reporte mayores beneficios y oportunidades. Es aquí donde aparece el concepto de “Hipersocialización”, que significa la Convergencia de la Experiencia Digital con el Mundo Físico. Es decir, ir más allá de la conexión virtual y fortalecerla con encuentros cercanos que se traduzcan en relaciones fructíferas y sólidas. Estas, si bien pueden ser amplias, ya que van desde el plano personal hasta la relación de una marca con sus clientes, nos centraremos en el ámbito del Emprendimiento .

Para algunos, éste modo de acercamiento quizá sea retroceder a recursos que hasta hace unos años eran válidos, pero que con la tecnología se fueron perdiendo; mientras para otros, resulta una oportunidad única para transmitir emocionalmente lo que significa su proyecto. No es menor, ya que estar en un grupo u otro, puede hacer la diferencia entre conseguir el anhelado financiamiento para su negocio o que su idea se pierda en los comentarios y likes de una red social. Lo cierto es que hoy nuestra naturaleza social nos llama a complementar lo virtual con lo presencial, a convivir en espacios de diálogo directo, al apretón de manos y a compartir una taza de café.

Pero, ¿Qué ventajas nos ofrece éste acercamiento “vintage”? Transmitir Emociones. La proximidad emocional permite al otro (receptor) sentir que vibras cuando hablas de tu proyecto y transmitirle esa pasión que te lleva a ejecutarlo. Es una chance para lucirte, para demostrar tu expertise, para ganarte su confianza y para dejar tu carisma en la mesa. Es la oportunidad para mirar a los ojos y decir “crean en mí”, algo que un 4k no puede igualar, al menos por el momento.

Esta hipersocialización que nos llama a la conexión y a la cercanía, te podría entregar varias recomendaciones, pero en éste plano convencional, prácticamente está todo dicho y no quiero redundar sobre materias ya conocidas. Sin embargo, me gustaría rescatar sólo una que creo debes potenciar y nunca olvidar: “No vendas tu producto o servicio en Redes Sociales, Vende la Reunión”. La teoría y la experiencia nos confirman que las Redes Sociales son sólo un medio y no un fin en sí mismo.

Así que ya lo sabes, debes ir más allá y no quedarte sólo con los dedos danzando en el teclado, debes salir y relacionarte. Para hacerlo, existen variadas alternativas, pero te menciono algunas para que las apuntes: encuentros de networking, ferias de rubros especializados, exposiciones, lanzamientos, conferencias, charlas, seminarios, etc. Toda actividad que te ponga en contacto con las personas claves para alcanzar tus objetivos.

Finalmente, decir que la Hipersocialización es la prolongación de las relaciones virtuales al mundo real, y su práctica, como tal, se presenta como una oportunidad para Emprendedores e Inversores quienes, para dar un paso hacia el futuro, paradójicamente, deberán avanzar en costumbres del pasado.