Diario emocional

Así como algunas veces en la vida hemos llevado un registro o narrado partes de nuestras experiencias, de pequeños, en los viajes, hasta inclusive quienes escriben un blog o algo similar, lo mismo se puede hacer con el registro de nuestras emociones.

Si dejamos librado a tomar conciencia por arte de magia sobre nuestras emociones, cuáles son las más recurrentes, en qué momentos me siento de una determinada manera, o qué cosas son las que me disparan aquel sentir que me incomoda, difícilmente podamos registrarlas y por consiguiente hacer algo sobre ellas.

Y es que la emoción ocurre tan pronto, tan deprisa que no llegamos a hacer foco en ella que ya estamos diciendo o haciendo algo, y en consecuencia esto puede ser nocivo o destructivo, para mí y para los que me rodean.

Les proponemos llevar un registro emocional, un diario, una hoja de notas en las que puedan anotar cuántas emociones y cuáles de ellas “aparecen” durante algunas horas del día.

De la misma manera en que algunas personas llevan consigo un anotador para ideas creativas, lo haremos con el registro de mis emociones.

Una vez con ese registro realizado, puedo comenzar a hacerme preguntas, indago sobre mí, profundizo el POR QUÉ DE ESA EMOCIÓN, QUÉ ME VIENE A DECIR, CÓMO SE MANIFIESTA, PARA QUÉ, CUÁLES SON LAS CONSECUENCIAS.

 

¡Mucho éxito en este camino de autoconocimiento!

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s