Principio “El cerebro y la felicidad”

 

<<Los científicos  han descubierto  más pruebas  de que la felicidad causa el éxito, al examinar cómo  las emociones  positivas afectan  la función cerebral y cambian nuestro comportamiento.

 

Recientemente, Bárbara Fredrickson definió la teoría de “ampliar y construir” a partir  de las emociones positivas y su rol a nivel evolutivo. Fredrickson explica que cuando estamos conectados con emociones positivas, se ensancha el campo de posibilidades que procesamos, haciéndonos más creativos, conscientes y abiertos a nuevas ideas, en lugar de estrechar nuestro campo de acción a “ataque o huida”, uno de los comportamientos animales básicos frente  al peligro, que aparece ante las emociones negativas.

Y cuando las emociones positivas amplían nuestro campo de conciencia y comportamiento, además de hacernos  más creativos, contribuyen a construir más recursos intelectuales, sociales y físicos de los que podremos disponer en el futuro, en todos los ámbitos, incluido el trabajo.

Este efecto de ampliación es biológico. Las emociones positivas inundan nuestro cerebro con dopa mina y serotonina, sustancias químicas que no  solo  nos hacen sentir  bien, sino  también  elevan el nivel  de los centros  de aprendizaje  de nuestro  cerebro.  Nos permiten  organizar nueva  información, mantenerla  por  más tiempo  y recuperarla  más rápidamente  cuando la necesitamos. Nos permiten  crear y mantener más conexiones neurales, que nos facilitan  pensar más rápidamente y creativamente, tener más habilidad para el análisis complejo  y la resolución  de problemas  así como  ver o inventar  nuevas formas  de hacer las cosas. Vemos más lo  que pasa cuando  somos felices. Los experimentos  que se realizaron con la visión, demuestran literalmente que las emociones positivas expanden el campo de visión periférica.

Hay personas para las que esta positividad surge más naturalmente. De todos modos, todos podríamos aprovechar las ventajas de la felicidad, ya que no es simplemente  un estado de ánimo, es un trabajo permanente y deliberado. Buscar metas significativas, escanear el mundo en busca de oportunidades, cultivar una mente optimista  y agradecida y cuidar la riqueza en las relaciones sociales, son algunas de las tareas que deberemos realizar.

Otro aspecto importante a reconocer es que la ventaja de la felicidad también  reside en los pequeños momentos  en los que se presentan indicios de positividad en nuestras vidas. Como señala la doctora Fredrickson, mientras realizar grandes cambios y buscar felicidad duradera es una meta valiosa, es importante focalizarnos en cómo nos sentimos día a día cuando desarrollamos nuestras tareas laborales. Hasta un mínimo aporte de positividad puede ofrecer una ventaja competitiva.>>

 

Extracto de:

De Giglio, Lina. “Sentirse más feliz en el trabajo”.

Parte II “Sentirse más feliz en el trabajo”.

2da Edición. Buenos Aires, Editorial Dunken, 2016.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s