Ser más feliz en el trabajo, todo un desafío

En la Parte II de mi libro “Sentirse más feliz en el trabajo” se introducen los conceptos que hacen a la felicidad en el mundo laboral, buscando unificar al ser humano que siempre es uno entero y no se divide.

<<A priori –y para la mayoría de la gente– felicidad y trabajo se presentan como conceptos opuestos.

Es un lugar común decir que lo mejor que nos puede pasar es estar descansando en una playa caribeña, tirados en una reposera, sin nada que hacer, mirando el horizonte.

Esto resulta cierto si lo pensamos luego de una extenuante semana laboral pero ¿cuánto tiempo podríamos estar ociosos, sin nada que hacer, sin objetivos a desarrollar, sin equipo para compartir?

El trabajo es un lugar de encuentro, de desafío, de aprendizaje permanente. En el trabajo encontramos buenos amigos, consuelo cuando es necesario, colegas para compartir buenas noticias.

Cuando trabajamos, ponemos en funcionamiento toda nuestra actividad intelectual  y desplegamos la capacidad que tenemos para vincularnos con diferentes personas y alcanzar las metas propias o compartidas.

 

¿Por qué, entonces, no reivindicar  al trabajo como algo que se puede disfrutar?

 

Consideremos algunos otros aspectos positivos del trabajo:

 

Nos permite  salir  de nuestro  pequeño  mundo  personal  para darnos cuenta de que no somos el centro  del universo; que hay otras personas con complicaciones de todo tipo, como nosotros.

Nos da un lugar de pertenencia, tan importante para el ser humano. Un lugar donde otras personas nos esperan y nos aprecian.

Nos ejercita el intelecto. Ya sea por la tarea a realizar como por las situaciones complejas que se presentan día a día para resolver.

Nos mantiene acicalados y prolijos. Nos esfuerza para que le mostremos al mundo nuestra mejor imagen. Ejercita nuestros buenos modales.

Nos permite apreciar cuán importante es la pausa del mediodía y qué sabroso puede resultar un tentempié que comemos apurados para seguir con la tarea.

Nos recuerda la importancia  de compartir, cuando a media tarde se arma la ronda de mate.

Nos genera sentido  de logro, saber que hicimos algo útil  para alguien dentro de la gran cadena de valor a la que pertenecemos.

Nos da ganas de volver a casa, y cuando entramos, la vemos más linda que cuando la dejamos a la mañana.

Nos produce cansancio físico y mental, excelentes elementos para tener una profunda  noche de sueño.>>

 

Extracto de:

De Giglio, Lina. “Sentirse más feliz en el trabajo”.

Parte II “Sentirse más feliz en el trabajo”.

2da Edición. Buenos Aires, Editorial Dunken, 2016.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s