¿Nacimos para ser felices?

Hoy les comparto un extracto de mi libro: “Sentirse más feliz en el trabajo”.

“En nuestra búsqueda cotidiana de la felicidad, una de las preguntas más usuales que nos hacemos a nosotros  mismos  es si ser feliz se trata  de una utopía, si estamos predestinados  a ser felices o si existe una  serie  de acciones  voluntarias   que  deberíamos  llevar  adelante deliberadamente: ¿es cuestión  de  mejorar aspectos  de  nuestra personalidad, de crear nuevas circunstancias?, ¿es una tema de voluntad o simplemente está relacionado con nuestra genética?

Lyubomirsky, explica en su libro “La ciencia de la felicidad” que existen tres factores que determinan el estado de ánimo vinculante con la felicidad:

  • La herencia genética, con una influencia del 50%
  • Las circunstancias de la vida, con una influencia del 10%
  • La actividad deliberada basada en la voluntad, con una influencia del40%

 

La herencia genética refiere  a los aspectos biológicos heredados que determinan  las bases neurofisiológicas de nuestro temperamento. Las investigaciones muestran  que alrededor  de un  50% de los factores que nos predisponen a ser felices son hereditarios  y, por consiguiente, imposibles de modificar. No podemos cambiar nuestra constitución genética -que determina  en gran medida  nuestro  temperamento- y por consiguiente, nuestro modo de reaccionar ante los acontecimientos.

 

Las circunstancias de la vida constituyen el segundo grupo de causas que determinan  la felicidad. Frente a lo que solemos creer, circunstancias externas como el nivel de ingresos económicos, el matrimonio, la salud o  el trabajo, tienen  un  efecto  limitado  sobre  nuestra  felicidad, sólo representan un 10% y no son tan determinantes como parecen.

Es sorprendente ver que casi con el mismo porcentaje de influencia que tiene nuestra genética, influye nuestra actividad deliberada o voluntad. Los estudios realizados por Lyubomirsky avalan que ser feliz depende de nosotros, es decir, de nuestra manera de pensar y de lo que hacemos en nuestra vida cotidiana.

Esto significa que tenemos un amplio margen para trabajar sobre nosotros mismos, mejorando nuestro pensar, sentir y actuar para lograr una vida más feliz.”

 

Extraído de:

De Giglio, Lina. “Sentirse más feliz en el trabajo”. Parte I “Hablemos de la felicidad”.

2da Edición. Buenos Aires, Editorial Dunken, 2016.

 

Para adquirir el libro, acercate a las principales librerías.

Compra tienda virtual: CLICK AQUÍ

Formato e-book en Amazon.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s