Estados de conciencia

La conciencia es la porción de la mente humana que nos permite relacionarnos con nosotros mismos y nuestro medio ambiente. Los seres humanos tenemos  distintos grados de conciencia sobre lo que acontece en el mundo y en nuestro interior.  Elevar nuestros estados de conciencia será de gran utilidad para llevar adelante liderazgos vitales. Los estados de conciencia más frecuentes son:

Conciencia física – sensorial: es la más primitiva y de dominio de todos los seres humanos, aunque cada persona tiene una manera distinta de percibir su físico. Entra el esquema corporal físico propio, cómo nos percibimos a nosotros mismos.

Conciencia emocional: Es también dominio de todos los seres humanos. La alegría, el enojo, la ira son patrimonios de esta conciencia. Es muy activa y desordenada y junto con la conciencia físico sensorial forma un todo para operar en la vida de relación.

Conciencia mental racional: Es el plano de las ideas, sus asociaciones para formar pensamientos, es lo que llamamos concreto y abstracto. Su desarrollo requiere de disciplina y entrenamiento.

Conciencia mental volitiva: Es el plano de la voluntad, es decir la capacidad de elegir y/o dirigir de forma consciente los pensamientos hacia objetivos claros o a partir de ellos elaborar otros pensamientos.

Conciencia espiritual: Es el estado más elevado de emociones trascendentes que permite al ser humano desarrollar el amor, la solidaridad, la cooperación. Es la conciencia al servicio de la humanidad y del bien común. Esta conciencia para ser plena, requiere del desarrollo consciente de los anteriores estados de conciencia. Seres con esta conciencia espiritual despliegan mucha energía hacia el medio ambiente, son seres magnéticos y líderes espirituales.

Conciencia intuitiva: Es un nivel elevado de conciencia y aunque no es frecuente en muchas personas, su actividad dota a los seres humanos que la poseen de una particular capacidad de relación interpersonal. La intuición es la toma de conciencia rápida e instantánea de ideas y/o pensamientos que se expresan sin haberse relacionado con experiencias previas. Es por esto que muchas personas, al experimentar esta conciencia en forma fugaz y ocasional, la censuran y anulan en la creencia de que son ideas falsas o que no se  condicen con la realidad. Experimentar la fuerza de la conciencia intuitiva deberá llevarnos  automáticamente a saber que se trata de un contenido  genuino.

 

Todos estos niveles de conciencia están disponibles en la mente humana, operando con el cerebro en interconexión con el resto del sistema nervioso y el sistema endocrino hormonal. Cada plano representa distintos niveles de energía e integrarlos es encontrar un nuevo estado de conciencia.

 

La integración produce unión y equilibrio; la fragmentación, caos de conciencia, confusión y desintegración. Cuanto más integrados estemos, Ser conscientes será de gran utilidad para llevar adelante liderazgos vitales.  mejores serán nuestras acciones de liderazgo.

 

 

LinaDeGiglioLina De Giglio

Directora de Capacitar Desarrollo Empresario

www.elblogdecapacitar.com

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s