5 simples pasos para crear un anclaje emocional

La semana pasada mencionamos los anclajes emocionales y cómo pueden facilitar nuestros logros.

Los reconocimientos externos que recibimos son anclajes emocionales, se anclan cuando los merecemos, y se activan reconociéndonos  antes y durante el nuevo desafío.

En nuestro proceso de autoconocimiento, encontramos  los recursos internos suficientes como para resolver las situaciones complejas que se presentan: son  los anclajes que nos permiten  una solución exitosa. El objetivo es encontrar con claridad el anclaje correcto.

A continuación te presentamos 5 pasos para crear un anclaje:

  1. Identificar el estado emocional que se desea obtener: confianza, tranquilidad, entusiasmo. Este primer paso es crucial para definir específicamente cómo querés sentirte. Se debe decir en positivo, por ejemplo: “quiero incrementar mi autoconfianza para liderar este proyecto”. Seleccioná un sentimiento que desees obtener y en positivo.

 

  1. Recordar un momento particular de tu vida en que te sentiste de la forma que deseas sentirte ahora ante el nuevo evento. Es importante hacer un recorrido por el pasado y evocar en la mente los momentos en los que se experimentó dicho sentimiento y elegir el más poderoso.

 

  1. Crear el estado. Jugar con la imaginación. Situarse en el momento de la vida que se eligió como si estuviese ocurriendo en el presente.

Visualizar lo que ocurre alrededor: escuchar los sonidos de fondo, evocar voces, olores, temperatura y sentir las mismas sensaciones de aquel entonces en el momento actual.

 

  1. Establecer los anclajes. El estado emocional llega a un pico y luego empieza a decaer.

En el momento en que las emociones lleguen a su pico, hacer un chasquido con los dedos, mientras se pronuncia alguna palabra o frase y se crea una imagen que  haga sentido para evocar dichas sensaciones.

Todos los anclajes deben ser personales puesto que  lo importante es el efecto que producen en cada individuo. Al finalizar todo el ejercicio,  pensar en algo totalmente diferente y cambiar la postura física.

 

  1. Repetir el punto Cuatro cinco veces para consolidar el anclaje creado. La repetición es esencial.

 

Esperamos que esta técnica contribuya a tu calidad de vida emocional.

 

LinaDeGiglioLina De Giglio

Directora de Capacitar Desarrollo Empresario

www.elblogdecapacitar.com

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s