Lo bueno y lo no tan bueno

El último mes del año invita a la reflexión, y generalmente las conclusiones a las que arribamos  nos despiertan emociones y sentimientos encontrados.

Los festejos, reuniones y despedidas suelen teñirse de felicidad, deseos y buenos augurios. Pero, por otro lado, puede aparecer una sensación de vacío y confusión.

Aparecen los objetivos no cumplidos, el temible “balance del año”, las metas no alcanzadas, y como si fuera poco, el mandato social de concluir todo antes de fin de año.

Sentimos que nuestro cerebro trabaja contra reloj, queriendo  resolver  todo lo pendiente antes de la noche del  31.

Algo que sí podemos hacer, que nos deja un aprendizaje y  diseño de próximas acciones, es un ejercicio mental en el que repasemos cuáles fueron las cosas buenas que tuvo el año 2015 en todos nuestros ámbitos y cómo las logramos.

Teniendo esta información en mente, podremos obtener datos valiosos sobre cuáles son aquellas cosas que nos hacen bien y nos gustaría mantener en el futuro.

Y por supuesto cuáles son las cosas que nos hicieron cierto ruido y nos incomodaron, aquellas de las que preferiríamos prescindir.

Ahora sí, estamos listos para preparar nuestros deseos de emprender nuevas oportunidades en el año 2016, como inicio de un extenso y fructífero camino.

 

Eso sí, sólo nosotros tendremos el poder de lidiar con las fechas límites, y ¿quién dice que solo tenemos un año?

 

LinaDeGiglio
Lina De Giglio

 

 

 

Directora de Capacitar Desarrollo Empresario

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s