Soy, hago, tengo

-Cuando sea promovido, voy a comprometerme más.

-Cuando tenga mi propia casa, probaré lanzarme como profesional independiente.

-Cuando tenga tiempo, comenzaré clases de Tai Chi.

¿Cuántas veces escuchamos estas construcciones lingüísticas fundadas en el TENER para luego SER?

Nuestros colegas orientales nos introducen a un concepto sabio,  en el cual consideran el flujo de  la vida desde otro ángulo : SER – HACER – TENER.

Caemos a diario en la automática forma de ver lo que hacemos como la contracara de este concepto: TENEMOS una casa, porque HACEMOS -trabajamos-, y por tanto SOMOS felices;  por ejemplo.

Cuando pensamos así, nos convencemos de que existe un obstáculo externo que evita alcanzar lo que nos falta (tiempo, dinero, posición). De esta manera, el logro se encuentra posicionado en el lugar incorrecto. El TENER no HACE al SER, sino todo lo contrario.

Les proponemos un ejercicio: de ahora en adelante, cuando piensen en sus sueños y metas, pregúntense: ¿En quién me tengo que convertir para lograrlo? Tómense un tiempo para enfocarse en el SER.

Si quieren alcanzar una promoción laboral, trabajándolo desde el ser, podrían responderse las siguientes preguntas:

¿Cómo piensa un gerente? ¿Qué libros puedo leer que me ayudarán a pensar así? ¿Cómo se viste? ¿Cómo actúa? ¿A qué hora llega a la oficina?

El SER es el paso más importante, y por tanto, hay que dedicarle tiempo para entender en qué tipo de persona tenemos que convertirnos en pos de cumplir cada meta que nos proponemos.

Luego del SER, viene el HACER. Y este segundo paso no posee atajos. El camino es duro y de esta manera se aprende a ser más eficiente, se aprende de los errores y a ver  las oportunidades que la vida  presenta.

Por ejemplo, pregúntense:  ¿A qué actividades tengo que comprometerme para alcanzar mis metas? ¿Qué tengo que “practicar” para mejorarme? ¿Cómo puedo neutralizar mis debilidades?

Finalmente, ya convertidos en el SER que estamos destinados a ser, HACIENDO lo que hay que hacer para lograr nuestras metas, podremos disfrutar del TENER.

Entonces, la gran pregunta que guía es: ¿En qué persona querés convertirte hoy para comenzar a transitar el camino hacia tus metas?

Y también: ¿Qué compromisos tenés que asumir de manera consistente? ¿Cuándo comenzás?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s